El ataque de tentáculus (Halloween)

Es una noche lluviosa en la ciudad costera de Mobibe. Los rayos iluminan esporádicamente las nubes y las olas del mar intentan salirse por la escollera que delimita la ciudad. Realmente es una noche extraña, la atmósfera está enrarecida y el ambiente ya insinúa algo de misterio.

Precisamente, de entre esas penumbras y sinuosas formas del mar, se aproxima a la ciudad sin que nadie lo vea una de las criaturas más peligrosas que habitan las aguas. Un tentáculus. Una criatura mitad natural mitad creada por el hombre. Un pulpo que ha desarrollado una mutación genética a raíz de los contaminantes de los seres humanos.

Todas las ciudades costeras tienen una alerta para evitar un posible ataque de tentáculus, pero su inteligencia, en muchas ocasiones hace que sus ataques no se puedan prever ni alertar.

Sonia es precisamente su última víctima. Una chica joven, de constitución atlética, pelo castaño largo y estatura media. Como parte de su rutina, al terminar su jornada laboral, va a casa, se cambia y en días alternos sale a correr por el paseo marítimo. Siempre y cuando no haya alerta de tentáculus.

La mala suerte hace que justamente coincida el día de salir a correr de Sonia con el día que uno de los tentáculus ha conseguido burlar los distintos sistemas de alerta instalados por la bahía y junto a la ciudad. Durante unos cuantos metros, el tentáculus la sigue en paralelo según corre. Ella está ajena a todo, aunque mira de vez en cuando a las olas, no siente que esté en peligro. Está concentrada en la música de sus auriculares y en las indicaciones de la app de entrenamiento. El ataque de tentáculus se aproxima.

En un instante, un tentáculo sale del agua y se enrosca en uno de sus tobillos. Sonia se da cuenta al sentir el agarre y casi caerse al suelo. Sin embargo, antes de tocar el suelo, ya tiene otro tentáculo sujetándola por el cuerpo. Ella comienza a gritar desesperadamente y revolverse para escapar. Pero es inútil. En ese momento nadie puede ayudarla. Dos tentáculos más salen del agua y comienzan a pegar sus ventosas por el cuerpo de Sonia. El tentáculus la va palpando. Pega y despega sus tentáculos recorriendo todo el cuerpo. Para ella, son como si fueran una mezcla entre azotes y pellizcos. A los pocos segundos Sonia está empapada y agotada físicamente. El esfuerzo por escapar solo ha servido para que el tentáculus la sujete con más tentáculos para inmobilizarla y además lo haga con bastante fuerza.

Con los tentáculos que la palpa, comienza a hacer más fuerza en las ventosas. Hasta que consigue que la ropa que lleva se vaya haciendo jirones. En este punto, Sonia aunque sigue luchando sabe lo que la espera. Semidesnuda, siente por su piel la suavidad húmeda y viscosa de como un tentáculo la está acariciando. Realmente no es nada romántico, simplemente está buscando sus orificios.

Se acerca a su boca que ella mantiene cerrada a la vez que intenta gritar. el tentáculus insiste y consigue introducir uno de sus tentáculos. Precisamente el que es su aparato reproductor. Sonia lo muerde pero tiene el efecto contrario. Excita más al extraño pulpo. El tentáculo polla le folla la boca. La ahoga y llena su boca y garganta. Sonia se da por vencida y ya no pone resistencia. A los pocos segundos, su boca se ve llena de un fluido frío de gusto insípido. Es el semen de la criatura mutante.

Después de esa corrida el tentáculo polla sale de la boca de Sonia y sigue por su cuerpo hasta encontrar su entrepierna.

Entra por la vagina de Sonia y su cuerpo como acto reflejo se contrae. La punta del tentáculo polla se mueve por su interior. Como si estuviera explorándola. No es agradable para ella pero tampoco puede hacer otra cosa. El tentáculus la está follando sin necesidad de sacar y meter su tentáculo polla. Solamente el tentáculo polla se mueve con una serie de movimientos peristálticos. La imagen parece mucho la representación de las mangueras con agua de los dibujos animados. Parece que por el tentáculo discurrieran olas.

En esos instantes hacen aparición un grupo de contención de tentáculus. Que nada más llegar atacan al tentáculus con sus armas. El pulpo mutante rápidamente se asusta y quita sus tentáculos de Sonia. Sin embargo, al salir el tentáculo polla, lo hace justo en el momento que está eyaculando. Esto provoca que gran cantidad de ese líquido blanco viscoso e insípido cubra parte del cuerpo de Sonia y parte del suelo. Ella queda tirada en el suelo velada por una capa viscosa de fluido blanquecino.

Así termina el último ataque de tentáculus a la ciudad de Mobibe. Sonia fue atendida por los servicios médicos y se está recuperando de las secuelas del ataque.