Felaciones

- - General
Felación es el nombre elegante que recibe el acto de practicar sexo oral a un hombre. Más vulgarmente conocido como una mamada o comer pollas.
Quiero comenzar esta entrada recordando que cada persona es diferente y no a todas les gusta lo mismo. Hay que respetar que haya chicas y chicos que no les guste el realizar este tipo de prácticas, y en el caso de que las practiquen, no forzar la situación si la otra persona no está de acuerdo. Esto se hace extensible para los que se dejan hacer la felación, ya que no tiene porque resultarle placenteras todas las posibilidades que se ofrecen.

Y ahora ya vamos a entrar en materia. La felación como tal se considera desde chupar o lamer hasta la penetración profunda en la boca, lo que gracias al porno se conoce como “garganta profunda”.
Aquí vais a tener varios consejos o formas que podéis utilizar. Recordar que como cualquier otro encuentro sexual tiene un riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual (ETS), por lo que Toulouse recomienda realizarla con preservativo. Se puede hacer sin y mucha gente lo hace, pero el hacerlo sin el condón tiene que ser con una persona con la que tengas la seguridad que no tiene ninguna ETS o sino ser consciente del riesgo que estas corriendo.
Para abordar esta forma de sexo, la persona que usa la boca puede comenzar jugando a pasar la punta del glande entre sus labios, como si fuera un pintalabios. También puede darle besos por el glande y el tronco del pene.
Otra forma de empezar la sesión puede ser lamiendo el pene longitudinalmente, comenzar en la punta y recorrer el pene hasta la base y el camino a la inversa.
Los testículos que en ocasiones son los eternos olvidados pueden entrar a formar parte de este juego. Son perfectamente estimulables con la lengua y la boca.
Llegado este punto quizás haya personas que rechace esta práctica por ejemplo por tema de sabor que puede ser desagradable (el del latex, o el propio del cuerpo). Para esto en el mercado hay condones de sabores y lubricantes o cremas para ayudar a mejorar esta experiencia. Por otro lado, se puede recurrir a algunos remedios caseros, la típica fantasía de la nata montada viene muy bien para esto y las variantes con chocolate, miel y por supuesto la propia saliva de la persona que chupa.
Continuamos con otras formas de dar placer oral,  que puede ser dar pequeños mordiscos o ejercer una leve presión con los dientes sobre el pene o partes del mismo. Esta práctica hay que hacerla con extremada precaución puesto que es muy fácil dañar el condón. Por supuesto que además se puede lesionar el miembro.
Hablando ya de penetración oral siempre debemos distinguir el nivel de profundidad que se practica. Cada persona sabe donde tiene el límite y no tiene porque pasarlo mal si no quiere, solo por satisfacer a la otra persona. Una posibilidad es introducirse el pene en la boca y presionar con los labios y así hacer el movimiento de penetración. Del mismo modo se puede hacer succión con el pene en la boca para intensificar la sensación de presión en el interior de la cabida bucal.
Para las personas que se vean capaces para realizar penetraciones profundas, pueden hacer varias cosas para conseguir dar más placer, a parte de la imagen y la sensación de ver como todo el pene está dentro de la boca. La persona que lo tiene introducido puede intentar decir en voz alta “aaaaa” como cuando el médico lo pide para ver la garganta. Esta actividad hace que la garganta vibre y puede estimular el pene, incluso el aire al salir puede generar esta estimulación.
Y nunca olvidar que sin importar cuanto de profunda sea la penetración siempre que haya una parte del pene en la boca es susceptible de ser estimulada con la lengua.
Como final, recordar que todas las tipologías de felación o de dar placer oral a uno hombre que hay aquí descritas se pueden intercambiar entre ellas para conseguir las cotas más altas de placer.  
¿Lo ponemos en práctica? 

Los comentarios están cerrados.