Idealización del porno

- - General

Es normal que el ser humano tenga fantasías sexuales sin importar que sea hombre o mujer. En esa normalidad entra el ayudar a la imaginación por medio de estimulación visual y sonora. O sea con vídeos porno.
Gracias al porno, tanto amateur como profesional y a Internet que consigue hacer del mundo una única cosa, se puede acceder prácticamente a cualquier material de la temática que se quiera y visualizar esa fantasía.

En el hipotético caso que no haya nada parecido a tu fantasía en versión vídeo te queda un segundo océano de posibilidades, el sexo escrito. (ver relatos de Toulouse) Aquí entra desde relatos eróticos clásicos (libros comerciales) hasta escritos más amateur o incluso sesiones de chat o cibersexo.
En cualquier caso todo este contenido momentáneamente te puede ayudar y darte grandes momentos de placer. Pero a la larga, si te obsesionas tu mismo/a vas a idealizar el sexo en si y por supuesto tu fantasía. Esto te puede llevar a que cuando se de la oportunidad de hacer realidad tu fantasía tengas la sensación de que ha sido un desastre o que no la disfrutes plenamente.
Esto en ejemplos puede ser:
En un trío 2 chicas con un chico puedes ver vídeos de sesiones de mas de 40 minutos donde el hombre no para ni un momento y las chicas viven en casi un orgasmo permanente. La realidad pasa por otro sitio. Es muy probable que siendo el hombre no seas capaz de aguantar tanto tiempo a un nivel de excitación tan alto. Por otro lado las chicas, por muy bisexuales que quieran ser, siempre se prefiere mas una de las dos opciones y por ende, se está más predispuesta a esa opción y se disfruta mucho más con esa opción que con la otra. Aun disfrutando y llegando al placer con numerosos orgasmos con ambas opciones. Esto hace que realmente configurar que hacer 3 personas para todas disfrutar al máximo es muy complicado.

Otro caso muy recurrente que se idealiza es el sexo anal. Cuantas veces no ocurre que una mujer acepta probar que le follen el culo por probar después de ver vídeos y vídeos donde la chica que sale es sodomizada profundamente y la chica no solo no tiene molestias o algo de dolor sino que tiene orgasmos mucho mas intensos que por el coño y por supuesto, solo sabe pedirle y suplicarle al chico en cuestión que le de más duro para tener mas placer. Cuando llegar el momento de la realidad, salvo que el chico que vaya a penetrar el culo sepa como hacerlo, (ver guía anal) se vive una experiencia no tan idílica como la que se ve en los vídeos.

Por supuesto todo depende del tipo de contenido a consumir, pero si solo se consume un tipo de contenido, se puede caer en una espiral de necesidad. De verlo tantas veces, se puede llegar a caer en la normalización del concepto en los vídeos y terminar necesitando “más acción” para obtener un mismo nivel de excitación. Si siempre buscas sesiones de sexo grupal, cuando llegues a tener sexo con una sola persona, no te dará suficiente excitación.

Curiosamente también puede crear rechazo hacia la realidad, por ejemplo al ver sexo oral, cuando te pongas a realizarlo (seas hombre o mujer, hetero u homo) entre el sabor, sensaciones de ahogo, incluso de ver una polla o un coño que visualmente no sea el típico que puede salir en los vídeos.

El consejo de Toulouse es que los excesos nunca son buenos y lo mucho cansa. La diversidad es riqueza y la sexualidad humana es muy diversa. No te quedes en lo conocido y explora el resto del universo. ¿Quién sabe si encuentras otra fantasía mejor?

¿Fantasia o realidad?

Hay 2 Comentarios En este artículo

  1. Me ha encantado tu entrada, te dejo comentario para que lo sepas porque al ser antigua no se si tiene caso comentarla viendo que algunos puntos los has ido desarrollando en otras entradas. Enhorabuena por el blog, me has enganchado.