Juegos con hielo

- - General

Juegos con hielo para disparar la pasión entre dos personas. Parece una contradicción, pero es una gran realidad que puede romper la rutina del día a día,  jugar con hielo puede ser una gran idea para encenderse.

Según gustos personales se puede hacer algún tema previo, el clásico champán frío y aprovechar los hielos de enfriar la botella, o jugar primero con chocolate templado para luego sentir el contraste del hielo, o directamente ir a por hielo justo antes de empezar el tema.

Como ya he dicho mil veces, cada persona es diferente y cada persona puede gustarle un tema u otro. Aquí Toulouse, solamente propone varias ideas para hacer, pero eres libre de probar a hacerlo, no hacerlo o sobre las ideas aquí expuestas personalizarlas para ti y tu pareja o ligue.

Uno de los juegos con hielo más básicos, es los masajes. Probar a tumbarse una persona y la otra simplemente jugar a recorrer el cuerpo de la que está tumbada con el hielo. La espalda es la zona por excelencia para jugar. Pero no descartar el resto del cuerpo, ni hacerlo de pie, o mezclarlo con otros juegos como vendas en los ojos o esposas, pañuelos, etc…

Sexo oral con aliento gélido. ¿Lo imaginas? Pues es muy sencillo de hacer, basta con la persona que va a dar el sexo oral se introduzca un trozo de hielo en la boca y lo aguante dentro un tiempo. Por condiciones obvias, se nota mucho más cuando el sexo oral es una comida de polla, (felación) que una comida de coño (cunnilingus). De igual forma se puede hacer otras versiones como el anilingus, comida de ano o cualquier otra parte de la anatomía humana.

La novedad del cambio de temperatura es lo que aporta el morbo a la situación. Aunque lo sepa, esa primera sensación entre lo que se siente y lo que se espera es lo que realmente despierta al cuerpo del que recibe el sexo oral. Ten en cuenta que el efecto del frío en la boca no es permanente y que constantemente estas emitiendo calor, o sea, que dura poco tiempo la sensación de frío. Por lo que en el caso de la felación, es recomendable empezar directamente intentando una garganta profunda, o al menos introducir lo que se puede del pene en la boca, mejor que simplemente darle lenguetazos fríos. Esto es en realidad lo que aportan los juegos con hielo, sorprender a la otra persona a nivel sensaciones.

Si buscas o buscáis un punto más picantón, más cercano al bdsm o juego tipo la popular película de las sombras…, se puede mezclar el placer con un pequeño punto de dolor. Derretir el hielo en las zonas más sensibles del cuerpo humano puede ser tremendamente placentero y morboso, eso sí, aquí hay que tener especialmente cuidado, por paradójico que parezca el hielo puede quemar los tejidos más sensibles.

El juego es hacer un pequeño castigo, derretir un trozo de hielo en los pezones (independientemente sea chico o chica), o derretirlo en las ingles, por la zona de los testículos, entre los labios vaginales, clítoris o glande (punta de la polla). Todo esto sin que la persona que lo sufre pueda evitarlo. Una vez más, tener precaución con las posibles lesiones que se puedan generar.

Otra cosa que se puede hacer con el hielo, es buscar la penetración. Aplicar frío en el cuerpo hace que se contraigan los músculos. Si le sumamos que en momentos de excitación sexual el cuerpo humano o al menos los agujeros suben ligeramente de temperatura, el contraste es mucho más alto. Como ya he comentado, es importante tener precaución de no producir alguna lesión por no saber jugar con responsabilidad.

En el caso de la vagina, está más predispuesto el agujero para ser penetrado, pero esto no quita que haya que hacerlo con cuidado, además de que el frío lo contrae y el cambio de temperatura puede llegar a ser doloroso o molesto. Para el ano, hay que ser más cuidadoso aun, recuerda que es un agujero de salida. Aunque se puede entrar, no es su camino natural. En cualquiera de los casos, para este tipo de juegos con hielo, siempre jugar con trozos pequeños que se puedan derretir fácilmente. Estos mismos trozos de hielo es muy conveniente que se derritan previamente un poco con la mano, con el fin de evitar que tengan aristas vivas o partes que puedan cortar o provocar lesiones en los tejidos blandos al intentar penetrar.

Esto son algunos de los juegos con hielo que puedes probar a hacer, pero no son los únicos. En el sexo todo es probar y experimentar.

¿Tienes Hielo?

Hay 1 Comentario En este artículo