La sexualidad social

En el sexo existen muchas formas distintas de verlo, entenderlo y disfrutarlo. Todo constituye en su conjunto la sexualidad humana. No obstante hay una parte que  es una construcción artificial que hemos creado como sociedad.  A este tipo de sexualidad lo llamaré sexualidad social.

Esta sexualidad social, como digo es la que se compone por las normas y relgas que como sociedad hemos instaurado. Es importante remarcar, que esto se dá en todas las regiones del planeta. Aunque de unas zonas a otras, haya diferentes reglas.

Por poner un ejemplo concreto. En España, en las playas está permitido y aceptado socialmente el poder hacer topless. Sin embargo, en Brasil está prohibido.

Esta sexualidad social se rige en gran parte por la moralidad de las personas. Según el creer y pensar mayoritario, se puede decir que de forma no escrita se van aceptando y denegando ciertas actitudes y conductas. La sexualidad social es algo que cambia y evoluciona a la vez que lo hace la sociedad en sí. Aunque en muchas ocasiones está ligado a normas legales. La sexualidad social se extiende más allá. Algo que podemos ver en el caso de las personas con fantasias de cuckold (ver más) que son relaciones extramatrimoniales consentidas. Legalmente no tienen ningún impedimento. Sin embargo, socialmente es algo que todavía no se acepta.

Cuando se descubre que alguna pareja realiza estas prácticas por normal general se tilda a la mujer de promiscua y en otros casos, de impotente o incluso de gay al marido. En este caso concreto, suele ser por una falta de conocimiento sobre el tema. Cuando algo se sale de lo habitual o común mente aceptado, genera cierto rechazo. También ocurre cuando se introduce un cambio, por la naturaleza humana el común de la población se resiste a aceptar el cambio. Esto lo podemos ver con la práctica de pegging. Que es cuando en un relación heterosexual, la mujer es la que penetra al hombre con ayuda de un dildo o strappon. Esta práctica a nivel social, cuanto menos, lo primero que hace es cuestionar la posible sexualidad del hombre. (Aquí un ejemplo de los comentarios al confesar que le gusta acción más suave que el pegging)

Como decía antes, la sexualidad social, también evoluciona con la sociedad. Una sociedad más permisiva y abierta se caracteriza entre otras cosas porque en cuanto al sexo también lo es. Hablaría del avance en cuanto a temas LGTBI, pero están demasiado manidos. Por ello, creo que es más oportuno hablar de los nuevos formatos de relaciones que se van aceptando. Ya que en honor a la verdad, ninguno es nuevo. Han exisistido desde hace años y siglos.

Las podemos encontrar en nuestra sociedad manteniendose en un discretísimo 3 o 4 plano. O bien, directamente formando parte de la cultura sexual de otras partes del mundo. Estoy hablando de cuestiones como las relaciones multipersonales tipo poliamor. También se podría considerar el ambiente liberal o swinger. Que aun manteniéndose en un plano discreto, cada vez se habla con más naturalidad del mismo y extraña a menos personas.

Pero esto de la sexualidad social, no es todo negativo o barreras con las que haya que luchar. Tiene su razón de ser dentro de la conducta humana. Como sociedad y grupo, está claro que se deben establecer unas normas y reglas. A nivel psicológico, cuando se dan estas situaciones en grupos de personas, las normas y reglas, están para mantener el grupo cohesivo como una unidad. Todo aquella persona que destaca o sobresale por alejarse de estas normas y reglas, es señalado y fácilmente identificable como diferente.

Gracias a estas conductas, la sexualidad social sirve para marcar una línea imaginaria entre el bien y el mal. En cierta manera delimitan la libertad y generalmente anteponen el beneficio del grupo el individual. Causando rechazo y dando la voz de alarma frente a temas que puedan ser dañinos para un individuo y en mayor medida contra el grupo. Hablando claro, rechazar abusos, violaciones y todo este tipo de conductas no consensuadas donde una persona domina o perjudica a otra.

Esto último, lo estamos viendo justamente en estos tiempos, como la sociedad está evolucionando y por ello también la sexualidad. Siendo realistas, la sociedad como grupo de personas, está constantemente mutando. Las personas en su forma de pensar están replanteándose sus opiniones frente a determinadas situaciones. Se está extendiendo por el grupo (sociedad) los nuevos criterios de igualdad y respeto. Por eso de aquí a pocos años, comenzarán a bajar de forma significativa todos estos casos negativos. Al igual que ha ocurrido con otros aspectos ligados a la sexualidad. La aceptación de una nueva sexualidad y relaciones más efímeras y abiertas, se corresponde con una visión y planteamiento de todos los individuos de mayor libertad respecto a opiniones y formas de vida.

¿Y tú que opinas?