Leyendas urbanas del sexo III: Beso de dragón

- - General

En esta ocasión vamos con otra leyenda urbana, quizás algo menos popular que las anteriores entregas. Aquí vamos a hablar del “Beso de dragón” o también conocido como “el sifón”

La leyenda cuenta que es una practica sexual que consiste en que cuando una mujer está realizando una felación, el hombre eyacula dentro de la boca. Justo en ese momento, el semen en lugar de quedarse en la boca o ser escupido, el semen sale de forma violenta por la nariz como el humo en los dragones. Esto es más o menos sencillo de que ocurra por una acción esporádica y accidental. Hacerlo de forma consciente es muy complicado y requiere de cierta técnica para conseguirlo. En la leyenda urbana se habla habitualmente de que lo realiza la mujer, pero también puede hacerlo hombres.

Si hablamos en un lenguaje más técnico lo que ocurre es que la mujer (u hombre) cuando tiene todo el semen en la boca, en lugar de escupir o tragarlo, lo desvía a las fosas nasales por la vía retronasal que todo el mundo tenemos.

Como ya hemos comentado anteriormente, también se conoce en algunas ocasiones por la técnica de el sifón. Debido a que se necesita la ayuda de la respiración para que salga (resoplar fuerte por la nariz).

Hacerlo de forma consciente y a propósito es bastante difícil. De forma natural muy pocas personas tienen esa habilidad. Además se requiere de mucha práctica para conseguirlo. Las personas que tienen esta habilidad suele ser con agua. El hacerlo con semen aumenta la dificultad por la viscosidad y consistencia de este. Por lo que se recomienda que si eres capaz de realizar esta práctica de forma consciente o si te ocurre de forma accidental, se haga justo después un lavado nasal con agua ligeramente salada.

Más que nada por los restos de semen que pueden quedar por el interior de la nariz y de la vía retronasal. Al secarse el semen dentro de estas vías puede provocar dificultades respiratorias y toda una serie de problemas poco recomendables sin contar el hecho de tener que explicarle al personal médico el como ha llegado esos restos de semen.

Hemos empezado por la forma complicada de practicar el beso de dragón o de el sifón. La forma más habitual o normal de que esto ocurra, dentro de que no es habitual ni normal, es que sea por accidente.

Aunque la leyenda urbana del beso de dragón o del sifón siempre es protagonista una mujer, es perfectamente viable que lo realice un hombre. Realmente le puede ocurrir a cualquier persona que practique una felación y se produzca una eyaculación en el interior de la boca.

¿Cómo ocurre esto accidentalmente? Pues muy sencillo. Hablamos de tener una polla dentro de la boca e introducida bastante. Llega el momento de la eyaculación y se tienen que dar varias situaciones. No son imprescindibles que ocurran pero sin necesarias.

En el momento de la eyaculación, tiene que ser una eyaculación que salga con fuerza y con cantidad. Cuanto más fluido sea el semen más sencillo es de realizar el beso de dragón o el sifón. Al salir con fuerza el semen, choca contra el comienzo de la garganta. Justamente esa fuerza puede hacer que salte el semen hacia arriba y se introduzca por la vía retronasal. Hay que tener presente que biológicamente cuando se produce el movimiento de la faringe al tragar, se crea una pequeña sobrepresión en la zona de la nariz que impide que nada pase este hueco. Por lo que hay que añadir un punto más a la casuistica para que ocurra. Teniendo la boca y la garganta ocupada por la polla, la respiración se tiene que hacer por la nariz, y precisamente por esta vía retronasal. Por lo que ahora si hacemos coincidir el momento de la eyaculación con una exhalación fuerte de aire. (expulsar aire del cuerpo) se están dando muchas posibilidades de que esto ocurra de forma natural y accidental.

Para la persona que “lo sufre”, si ocurre de forma accidental, es una sensación extraña. Es muy similar a cuando te atragantas, o cuando al beber se te va por otro lado. Es una mezcla entre estornudo y tos a la vez, por eso sale el semen por la nariz como si fueran mocos. Como ya hemos comentado, en el hipotético caso de que ocurra, lo mejor es mantener la calma y asegurarte de que no quedan restos de semen por las vías respiratorias. Expira fuerte por la nariz varias veces y después utiliza algún tipo de suero o agua marina para lavar las vías nasales.

En la realidad, hay muchos vídeos y fotos que “acreditan” esta práctica del beso de dragón o el sifón, pero la gran mayoría no se realizan como tal. Los amateurs pueden que si sean casualidad que se han grabado por accidente. Sin embargo, realmente en la industria del porno está preparado para que a la persona que ve el contenido crea que se ha realizado esta práctica.

Antes de terminar hay que tener presente no se puede obligar a ninguna persona a realizar una acción que no quiera. No forzar a la otra persona. Recordar que realizar sexo oral con eyaculación en la boca sin protección se considera una práctica de riesgo para enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Llegado a este punto, obviamente el beso de dragón o el sifón no es una leyenda urbana. Lo único es que es difícil de que ocurra. Algo escaso no es algo irreal, solo difícil de ver o conseguir.

Los comentarios están cerrados.