Lubricantes sexuales, tipos

- - General
En la entrada anterior (ver aquí) Toulouse os hablaba sobre la lubricación natural que tiene el cuerpo humano y en que casos hay que usarla. Pero el ser humano en su continua búsqueda del placer ha conseguido desarrollar lubricantes artificiales que mejoran esta experiencia sexual hasta límites insospechados.
La función principal de estos productos es evitar que las relaciones sexuales sean dolorosas o molestas, o ayudar a cubrir alguna deficiencia natural del cuerpo (en estos casos preguntar siempre a un especialista, ya que algunos requieren ser usados como tratamiento médico)

Los lubricantes comerciales se pueden clasificar en 2 grandes grupos. Los que son en base en agua y los que no.
Los base en agua, como su propio nombre indica, son lubricantes donde su composición mayoritariamente está compuesta de Agua. Son los que más se están imponiendo dado que producen menos efectos secundarios en su uso.
Los que no son base acuosa, generalmente tienen aceites, grasas o silicona. Aquí podemos incluir vaselina y demás productos. Incluso gente que usa aceite o mantequilla. Este tipo de lubricantes (siempre su faceta sanitaria comercial) se están viendo reducidos por los anteriores. Las ventajas de este tipo frente a los anteriores es que son mucho más eficientes, con colocar una pequeña cantidad al principio no hace falta volver a aplicarlo, puesto que no se evapora, aguantan mucho más tiempo, lubrican mucho mejor y al tacto son más suaves. Estos tienen ciertos inconvenientes como que pueden dañar o estropear los juguetes eróticos que sean de silicona, así como algunos condones; no son comestibles, pueden provocar irritaciones, urticaria, etc. Si se usan de este tipo es muy importante leer en el envase las recomendaciones de uso para conocer los puntos negativos que tiene. No todos provocan los todos los efectos secundarios que he descrito.
Hecha esta distinción vamos a ver las posibilidades que ofrecen y el catálogo que hay.
En primer lugar están los neutros. Estos son los que su única función es lubricar y mejorar la experiencia sexual, ya que no tienen ningún tipo de extra. Son muy fáciles de encontrar y además son los más baratos.
Los especiales para sexo anal: en el mercado se puede encontrar toda una sub-categoria de lubricantes pensados específicamente para practicar sexo anal. Presta atención porque dentro de los específicos para penetración anal, hay algunos que son especiales para facilitar la dilatación, otros son inhibidores del dolor (estos van mezclados con compuestos analgésicos). Aunque parezca que pueden ser lo mismo no lo son. Con los insensibilizantes hay que tener precaución porque en caso de no controlar se puede producir daños que aparecerán después de que se pasen los efectos del lubricante.
Otros de los tipos estrella de los lubricantes es los de sabores. Estos estan pensados especialmente para la práctica de sexo oral, se pueden usar para el coito pero no es recomendable por si algún componente puede reaccionar y provocar algún problema. En cuanto a sabores dependen mucho de la marca, pero los más habituales son: Chocolate, Vainilla, fresa, plátano, naranja, menta, canela.
En el mercado puedes encontrar lubricantes llamados de efecto frío y efecto calor. Estos lubricantes pueden aportar una novedad a los juegos eróticos. Ser conscientes de que la intensidad del efecto calor y frío es algo muy subjetivo, ya que hay personas que les resulta muy placentero e intenso y otra muchas personas que opinan justo lo contrario. La mejor forma de conocer que te parece es probarlo.
Algunos lubricantes efecto frío/calor también tienen funciones de estimulantes/retardantes, pero no tienen porque tener estos efectos juntos. En los lubricantes estimulantes y retardantes también hay que diferenciar entre sexos, los hay para hombres y mujeres. Con este tipo de lubricantes es recomendable mirar la composición, porque suelen contener componentes químicos y farmacológicos que pueden estar contra-indicados con algún tipo de dolencia o tratamiento médico.
Buscando también puedes encontrar lubricante con espermicida o anticonceptivo. Con este tipo de lubricantes hay que tener también precaución porque, según las autoridades que han investigado estos productos, tienen un porcentaje de error de entre el 15 al 25% aproximadamente. Esto significa que entre 1 de cada 4 veces el producto no es efectivo y puede producirse la fecundación. Además este tipo de lubricantes no protege nada contra enfermedades de transmisión sexual.
El último de tipo de lubricante que Toulouse va a comentar son los ecológicos/biológicos, para toda esa gente que quiere proteger el planeta y cuidar el medio ambiente sin usar productos químicos. Se pueden buscar en las tiendas lubricantes ecológicos con los respectivos distintivos o certificados, incluso algunos de los tipos anteriores también pueden ser ecológicos.
Buscando lubricantes puedes encontrar algún tipo más que aquí no está contemplado, pero es imposible tener todos. Aquí hay una lista de los tipos más usados y/o vendidos. Si alguien cree que falta algún tipo podeis añadirlo en los comentarios o contactar con Toulouse para que lo añada.
 ¿Que tipo es tu preferido?
Clasifiación de marcas y tipos de lubricantes sexuales

Los comentarios están cerrados.