Sexo compartido

- - Relatos

Esta historia que os voy a contar sucedió hace unos añitos, pero me he acordado y creo que es buena para compartirla.

Un compañero de clase y yo, un día de aburrimiento se nos ocurrió una idea para poder follarnos a una tía de clase que nos ponía super cachondos a los dos, y no solo por ir siempre en tanga a clase, que también influía.

El caso es que decidimos emborracharla y que accediera a tener sexo con nosotros. Quedamos con ella en casa de mi amigo para estudiar, pero no tardamos en sacar el alcohol y a hablar hasta que nos fuimos al dormitorio. Allí estando los tres, mi amigo dió el primer paso y se sacó la polla aun blanda y pequeña. Nuestra amiga le dio risa y empezó a jugar con su polla y a mojársela en alcohol para chuparsela, yo estaba allí sin hacer nada así que me dedique a mirar, enseguida ella se puso de rodillas sobre la cama para estar más cómoda comiéndole la polla a mi amigo,  como era de esperar, al adoptar esa postura se le empezó a ver el tanga por el culo, yo me empecé a poner caliente y disimuladamente le intenté bajar el pantalón. Como todavía no estaba muy perjudicada ella se dio cuenta y me dijo que me estuviera quieto, que ella como mucho nos comía la polla. Entonces yo me baje los pantalones y me senté al lado de mi amigo y le dije que ya tenía dos pollas duras para ella, que las usara. Nuestra amiga no tardó en sacar su lado más vicioso. Se sentó entre nosotros y cogió una polla con cada mano y comenzó a masturbarnos y a meterse las pollas en la boca, un rato una y un rato otra. Nos miramos mi amigo y yo y nos dimos cuenta que si queríamos algo más había que darle más alcohol. Mientras nos pajeaba le dábamos a beber de la botella o nos mojábamos un poco la polla en el alcohol. Que también tenía su puntillo morboso y de placer.

En esas circunstancias tardó poco en estar más borracha y ponerse muy caliente, tanto que mientras le estaba comiendo la polla a mi amigo se quitó la camiseta y el sujetador y comenzó a hacerle una paja con sus tetas. Yo no iba a quedarme como el pringao de los dos y entonces me fui hacia su culo y le bajé el pantalón y luego el tanga, está vez no puso pretextos. Le pase la mano por el coño y noté como lo tenía húmedo así que la cogí por las caderas y me puse de rodillas en la cama. Le coloqué la punta de mi polla en su coño, y ella con la polla de mi amigo en la boca, lo único que dijo fue que tuviera cuidado, y le metí la polla lentamente, yo notaba como su coño cerrado se iba abriendo, le hubiera metido la polla de golpe en ese coño tan prieto, pero es que lo tenía tan cerradito que notaba como me tiraba a mi la polla, así que para evitar hacerme daño no lo hice. Tras varias veces de meterle la polla lentamente y hasta el fondo, comencé a subir el ritmo, y ella a agitarse mientras seguía chupándole la polla a mi amigo, hasta que notó mis embestidas y entonces se metió la polla de mi amigo en la boca, y aprovechaba cada embestida mía para comérsela entera al más puro estilo garganta profunda hasta casi vomitar. Yo estaba entusiasmado follandola tanto que no me pude resistir a mientras le follaba duro intentar metersela por el culo, pero en cuanto empujé su culo se apretó y ella se enfadó conmigo, obligándome a dejar de follarla. Mi amigo dijo que no se preocupara que ya le follaba él, por suerte para mi, yo tenia la polla un poco más grande que él, y después de 4 o 5 pollazos de mi amigo, ella se dio cuenta, así que para poder excitarse me dijo que me acercara que quiera comerme la polla mientras mi amigo le follaba. Tras haberla metido la polla por el coño yo estaba muy excitado y ella lo sabía por lo que directamente fue a tragarse mi polla, cada vez que se la metía en la boca succiona, y me daba mucho placer, luego se dedicó a pasar su lengua por la punta de mi polla y pajearme moviendo mi polla dentro de su boca. Mientras me hacia eso sujeté su cabeza y le metí mi polla entera en la boca momentos antes de correrme para poder hacerlo en su boca y por supuesto sin avisarla. Mi amigo seguía follandole el coño hasta que yo me corrí dentro de su boca y sujetandola para que no pudiera sacarse mi polla. Obviamente, ella se enfado mucho y no dejó que la tocásemos ninguno. Por mi no era un problema porque ya había hecho todo lo que tenía que hacer, pero mi amigo con el calentón que tenía no se iba a quedar así. Entonces se puso a pajearse fuera de ella, se quitó el condón y en cuestión de pocos segundos empezó a gemir y le soltó toda su leche encima suya. Le dejo todo el semen desparramado por la espalda y el culo. Después de eso se limpió y se hizo la digna yéndose.

Espero que os haya gustado mi historia de la adolescencia

Los comentarios están cerrados.