Shemales, Tgirls, Ladyboy, el tercer sexo o transexualidad

- - General

¿Hombre o mujer? ¿Masculino o femenino? La identidad sexual de muchas personas se encuentra en estas dos opciones, pero existen personas que no se consideran de ninguno de los dos grupos. Para algunos la clasificación básica de sexos no se corresponde con su realidad y de eso es lo que hoy vamos a tratar en Toulouse.

El Transgénero es un término genérico que se utiliza para individuos, actitudes y grupos con tendencias diferenciadas de las identidades de sexo binarias (hombre o mujer). Este termino se utiliza como una forma de expresión de la sexualidad de una persona que difiere de su sexo biológico y lo que la sociedad le ha otorgado a este.

Nosotros dentro de este transgénero nos vamos a centrar en la imagen del tercer sexo, y más concretamente en las shemales, ladyboy y tgirl. En la actualidad tiene una importancia grande dentro del mundo de la pornografía, ya que se considera una categoría más, como pasa con la pornografía gay y la pornografía lésbica. Tanto la palabra shemale como la palabra tgirl, como ladyboy significan lo mismo. En este caso hablamos de personas de aspecto femenino que tienen órganos sexuales masculinos.

El Tercer sexo o tercer género es el concepto utilizado para nombrar a aquella identidad de género que no es clasificable dentro de la identidad de género masculino y/o femenina, sino como una mezcla de los dos. Las personas transexuales hay que recordar que no tienen nada que ver con los casos de hermafroditas y de seres andrógenos. Simplemente son personas que físicamente están en un sexo, y a nivel mental en otro. Por general es fácil que hayan tenido tratamiento de hormonas en el caso de los hombres transexuales (hombre con vagina) y pasado por quirófano para mastectomias, y solo les quede el cambio de órganos genitales. (la operación más costosa) Al igual que en el caso de mujeres transexuales, hayan pasado por quirófano para someterse a distintas cirujias plásticas y colocación de prótesis de silicona.

Como detalle a tener en cuenta, las personas transexuales, aunque en su versión porno la mayoría se centran en aspecto de mujer con pene, también existen en la vida cotidiana el caso contrario, el aspecto de hombre con vagina. Para designar a estas personas, se suele asumir el “sexo” que aparentan. No confundir con el concepto travesti para personas. En este caso, es el hecho de vestirse y actuar como el sexo contrario, mientras que el concepto transexual, es un paso más allá, son personas que se sienten en el sexo equivocado. Sin que sirva de norma, se podría decir que un transexual si se opera, sería una persona del sexo definido en quirófano y en su mayoría de orientación heterosexual.

No hay ninguna estadística precisa sobre el número de transexuales en todo el mundo. En los Estados Unidos se estima que el 1% de la población es transexual, cerca de tres millones de personas, pero mucha gente cree que esta cifra se queda corta. Países altamente homófogos cada vez van haciéndose eco de la necesidad del reconocimiento del tercer sexo. Este año ha sido reconocido en la India.

La imagen que más se explota en el mundo de la pornografía es el concepto que ya hemos hablado, las shemales, ladyboy o tgirl. Utilizan un rol masculino dentro de cualquier relación sexual con mujeres y roles femeninos y masculinos en la relaciones con hombres. Al tener estas dos condiciones (femenina y masculina) su interpretación en este tipo de contenidos puede ser mas amplia, sumándole luego la posibilidad de utilización de juguetes que complementen la escena.

Este tipo de escenas o películas íntegras realizadas por shemales tienen su público fiel, ya que en la mayoría de páginas de sexo para adultos hay categoría de este tipo de sexo. No es una cosa extraña, ni lo consideran sexo raro porque básicamente es la visualización de una escena lésbica o una escena heterosexual pero con órganos sexuales masculinos como protagonistas. En cuanto a las personas que buscan este tipo de material, son personas normales, simplemente que tienen unos fetiches o fantasías que no son las comunes, persiguen el morbo de jugar a lo ambiguo.

¿Probarias?

Los comentarios están cerrados.