Iniciación del sexo anal (parte 2 de 2)

- - General
Si no has leido la primera parte hazlo ahora, (pincha aquí) si ya lo has leido sigamos con el tema.
Estamos en el punto en el que ya hemos probado a tener algo en la cavidad anal. De aquí a poder hacerlo con un pene ya queda muy poco.

Llegado este punto tu mismo/a ya conocerás tu culo y como reacciona, si dilata fácil, si molesta, si te produce mucho placer, etc… así que tu tienes que ser la persona que decida si quieres dar el paso de meterte una polla. Y realmente en esta parte va a ser casi todo consejos para mejorar esta experiencia.

Primer punto, la protección es siempre importante si no conoces a la otra persona o no tienes la suficiente confianza con ella usar siempre condón para prevenir cualquier enfermedad de transmisión sexual. Ante la pregunta de que si se puede practicar sexo anal sin condón, la respuesta es sí, pero hay que estar seguros de que las dos personas están sanas puesto que es una práctica de riesgo muy alto de contagio de enfermedades. Respecto a eyacular en el interior del ano también se puede hacer, pero hay que tener en cuenta que a muchas personas el semen dentro del recto les produce reacciones del tipo diarrea, en otras estreñimiento y en otras personas no les produce ningún efecto. Para el caso de las chicas el embarazo está descartado dado que no hay conexión con la vagina pero al expulsar el semen si que hay riesgo de que escurra hasta la vagina y entonces pueda entrar y producirse la fecundación.
Dicho esto, lo siguiente a tener en cuenta es que hay que distinguir dos puntos importantes. El activo, la persona que va a ser el que meta el miembro en la otra persona también tiene que estar familiarizado en el tema, puesto que no es igual que una vagina.  
Debe seguir las instrucciones de la persona que recibe el miembro, aplicar lubricante en el ano de la otra persona y en su propio pene. Realizar los movimientos con cuidado, no hacer sacudidas violentas o vigorosas, los conocidos pollazos, clavadas, etc.. Además es conveniente que no tenga dudas en lo que hace, esto significa no ser indeciso y si la otra persona dice que se la saque porque duele lo haga.
El momento de dolor que puede aparecer es justamente la primera vez que se intente introducir el pene, ya que no está dilatado del todo el ano y por acto reflejo el cuerpo se va a oponer a la inserción. En el caso en el que esto produzca dolor, la mejor opción (la más habitual, recordar que cada persona es diferente y habrá que probar varias cosas) es que se intente que el glande pase del anillo muscular del ano, no hace falta meterla entera. Una vez que ha entrado dejarla quieta y no moverla hasta que a la otra persona se le pase el dolor un poco y así lentamente ir presionando hasta que entre la polla entera. Una vez introducida entera, parar otra vez para que los tejidos se adapten al tamaño y comenzar a realizar el movimiento del coito lentamente y nunca llegar a sacarla, puesto que habría que empezar de cero y pasar otra vez por el momento de dolor inicial. Descubriréis juntos como se puede ir aumentando el ritmo.
La persona pasiva es la parte más importante, es la que tiene que llevar la voz cantante y llevar los tiempos, lo importante es mucho dialogo. Intentar relajarse y dejarse hacer al principio, cuando ya esté dilatado el ano al completo ya puede tomar la iniciativa y ser el que se mueva y disfrutar al máximo. Pero recalco de nuevo que es importante que vaya retransmitiendo todo lo que le vaya pasando, tanto si le duele como si va todo bien, puesto que la otra persona no puede “sentir” lo mismo y estará más perdida en que hacer.  La persona pasiva, aun siendo el que pone el agujero puede tener una actitud activa, todo depende de la persona. A veces es mejor autopenetrarse porque así se está más relajado y es más satisfactorio. Porque es simular lo que hemos visto en la primera parte del tema. (la otra entrada)
En cuanto a posturas hay muchas y todas son buenas. Las más recomendables, es la persona que vaya a ser penetrada puesta a cuatro patas, arqueando la espalda para subir el culo. Esta es muy buena para que sea la otra persona la que se encargue de meter la polla en el agujero. Y para el caso de querer ser uno/a mismo/a la que se introduzca la polla, la mejor postura es la pareja tumbada boca arriba y así colocarnos de cuclillas encima, puesto que así tenemos el control del nivel de penetración.

 Para las parejas que quieran llevarlo más al extremo, las penetraciones profundas son más fáciles en la típica postura del jinete, tanto mirando a la cara de la persona como puestos al revés. Para llegar al tope en esta postura levantar las rodillas y los pies y quedase sentados apoyando solo y exclusivamente sobre la otra persona el culo. Cuidado con está posición por si se le hace daño a la pareja debido al peso.

 ¿Abrimos ese culo?

 

Hay 1 Comentario En este artículo