Como hacer una paja

- - General

Si eres chico, hablar de masturbación o de como hacer una paja puede parecer un poco tonto. El instinto animal que tiene cualquier persona hace que sin saber exactamente cómo, sepas que hacer en algunos casos. Por si acaso y para chicas, aquí tienes la información que necesitas.

Un chico, por ser chico, tiene en su interior el conocimiento suficiente para poder hacerse un paja y masturbarse. Lo que falta es la experiencia y técnica para sacar el máximo rendimiento, en este caso placer. Pero el conocimiento tanto del propio cuerpo como de las zonas erógenas, es lo que marca la diferencia entre una simple masturbación, y que esa paja se convierta en toda una experiencia llena de placer. Lo mejor de esto es que si eres chica puedes aprender de esta información para mejorar a hacer pajas.

Antes de seguir, hay que dejar bien claro que cada persona es un mundo y aunque todo el mundo sea más o menos parecido, cada cual tiene sus gustos y le excita unas cosas que a otras personas no tiene porque excitar.

¿Por donde empezar? Estando la polla en reposo, lo primero que hay que hacer es conseguir excitarse y hacer que ese pene pase de estar flácido a ponerse erecto y duro.

Sin contar con otro tipo de ayudas o estimulaciones, una opción es empezar a masajear el pene y los testículos. Sujetarlos suavemente con la mano y manosearlos o incluso ejercer una pequeña presión. Otra opción para empezar, puede ser sujetar con una mano la polla en posición hacía arriba, y con la otra mano recorrer a lo largo el pene con la yema de los dedos siguiendo el cuerpo cavernoso que hay por la parte de abajo del pene. Según que chicos, también puede comenzar la excitación retirando el prepucio con precaución y a pequeños intervalos o jugar con él. Poco a poco verás que se va poniendo duro. A medida que se va consiguiendo la erección, se puede seguir o intercambiar lo visto hasta ahora con el fin de conseguir más placer. Llegado este punto también se puede empezar a incluir otro tipo de acciones. Por ejemplo agarrar la polla con la mano completa y así apretando un poco, moverla a lo largo del pene y hacer lo que todo el mundo entiende por paja. Otra opción, es centrarse en el glande, cuando ya está en erección y a la vista , se puede pasar a jugar con él y acariciarlo despacio. Aquí hay que tener cuidado, porque hay muchas respuestas diferentes. Desde chicos que sienten un profundo placer y llegan a la eyaculación en cuestión de segundos, hasta los que este hecho les genera una molestia importante, incluso hablamos de dolor. Si ocurre esto, sin duda será un paso atrás y terminará con una bajada erección.

Como ya se habló en otra entrada, los testículos son los grandes olvidados (leer aquí). Jugar con los testículos mientras se está en erección puede aportar más placer, se puede centrar toda la acción en estos o combinar la estimulación de los testículos y otras partes de aparato reproductor.

Si estas tú solo haciéndote una paja, tú mismo sabrás o sentirás que tipo de cosas te producen más placer y excitación. Si en cambio, estas haciendo una paja a otra persona, también puedes notar cuando algo gusta más y algo gusta menos. Un truco es controlar la dureza del tronco del pene, a más duro más excitación. O si tiene pequeños movimientos reflejos, pero la opción más óptima es que la persona te diga que eso le gusta más o menos, comunicación. Si es incapaz de expresarse, viendo su expresión corporal también puedes hacerte una idea.

Momento eyaculación. A veces en este momento se tiende a parar y dejar que salga todo el semen. Esto también va en gustos, pero en ese momento si en lugar de parar la masturbación se da con más ritmo, más intenso, el placer también puede verse incrementado. En este caso, lo importante es no para en ningún momento, incluso seguir hasta unos segundos después de que haya terminado de salir todo el semen. Si no estas muy familiarizad@ con este momento, ten en cuenta que el semen no sale todo de un golpe. El semen sale como a golpes o impulsos, a palpitaciones. Las primeras sale con un poco menos de cantidad, luego llega la mayor cantidad y con más fuerza y ya los últimos impulsos vuelve a salir con algo menos de energía y cantidad, pero sigue siendo eyaculación.

Dependiendo el chico, esto se puede vivir más o menos intenso, es más, un mismo chico de una vez a otra puede sentir más en una ocasión y menos en la siguiente. Cuando hablamos de intenso puede llegar a ser hasta un nivel tan alto de casi perder la conciencia, o resultar tan excesivo que se transforme en dolor.

Esto es solo un principio, a partir de ahora puedes explorar y buscar otras formas de encontrar el autoplacer o de cómo darle placer a otra persona.

¿Practicamos?

Etiquetas de posts:

Los comentarios están cerrados.