Diferencias entre follar, el sexo y hacer el amor

¿Te has planteado alguna vez las diferencias entre follar, el sexo y hacer el amor? Es tan probable que si como que no. Mucha gente defiende la postura de que todo es lo mismo y otra mucha gente de que son cosas diferentes.

En esta entrada vamos a ver los matices de cada concepto para que al final seamos cada persona quién opine en base a sus argumentos propios lo que es igual y lo que es diferente.

Por lo general, cuando se habla de follar, se reduce todo al coito estríctamente. Es una forma de simplificar el sexo. Follar, en cualquiera de las acepciones por orientación sexual, se define por la estimulación de la zona genital o anal y tener una eyaculación/orgasmo.

Cuando se habla de sexo, la mayoría de personas lo considera algo más que follar. Esto significa que ya no solo se contempla la penetración, sino que se acepta que en el sexo puede haber otras formas de placer como sexo oral o masturbaciones.

En el caso de utilizar la expresión de hacer el amor, lo que mucha gente entiende es algo un poco más elevado que el sexo. Se suele vincular a tener relaciones sexuales pero añadiendo un componente sentimental. Aqui entra todo tipo de acciones sexuales pero además ciertas palabras y gestos de afecto como caricias. Digamos que esta expresión es la opción más romántica de las tres.

Estas definiciones de forma genérica es las opciones más habituales de las personas que defienden que que existen diferencias entre follar, el sexo y hacer el amor. Mientras que las personas que están en el lado opuesto, las que consideran que todo es lo mismo se basan en los siguientes razonamientos.

  • Las relaciones sexuales son una forma de pasarlo bien con otra/s persona/s y no es necesario que haya sentimientos de por medio para poder disfurtar.
  • Cuando se mantienen relaciones sexuales los besos y las caricias existen como una forma más del propio sexo.

Si intentamos ver con perspectiva esta dicotomia, descubrimos curiosamente que ambas opiniones parten de una idea similar. Se parte de dos conceptos básicos, placer y sentimientos. En el primer caso, donde se habla de diferencias, una relación sexual puede estar compuesta por placer y sentimientos. (hacer el amor). Mientras que en el segundo caso, donde no se consideran diferencias, el placer y los sentimientos se mantienen por separado. Digamos que aquí los sentimientos se pueden sumar pero no alteran el resultado y para las personas del primer grupo, la suma si que amplia el resultado.

Soy consciente de que esta reflexión está tomada sobre un punto de partida muy sencillo y básico. Dos personas que mantienen una relación sexual. Quizás las diferencias salten más a la vista (según las personas que defienden la diferenciación) cuando se combinan otros condicionantes. Por ejemplo, temas de relaciones abiertas, encuentros sexuales puntuales, relaciones sexuales grupales, etc… (más info) En estos casos muchas personas es donde marcan las diferencias entre follar, el sexo y hacer el amor. Mientras que los que solo ven 3 sinónimos a la forma de hablar sobre relaciones sexuales, no hacen distinción. Alguna vez se puede interpretar que uno u otro sinónimo es una especie de gradiente en función de la excitación de la persona que habla en ese momento. Pero tampoco es algo generalizado ni que esté homogenizado como expresiones y formas de hablar.

Como ya he dicho antes, esto es una dicotomia y ambas opciones son perfectamente válidas. Nadie tiene razón y a la vez la tiene todo el mundo. Es una cuestión de criterios personales. Nunca debemos olvidar que lo importante en la sexualidad es la diversidad y que haya personas con otras opiniones y puntos de vista es lo que enriquece la sexualidad.

¿Tú qué opinión tienes?