comentarios en foto – dirty comment

Esta entrada está dedicada a una filia que es medianamente común, hacer comentarios sexuales en fotos. En especial, si eres chica puede que hayas participado siendo el motivo de los comentarios sin darte cuenta o saberlo. Quizás sospeches que ocurre o directamente te sorprenda que exista.

Vivimos en la era de las redes sociales y donde si no publicas lo que haces, es como si no lo hubieras hecho. Casi siempre subimos fotos y fotos de cualquier situación. Precisamente esta forma de exponerse públicamente es lo que provoca y facilita que se dé la filia que ocupa esta entrada. El nombre no lo tengo claro, puesto que no he encontrado ninguna que defina completamente la práctica. La que más se acerca es una mezcla entre la criptoscopofilia, la pictofilia y la lectolagnia. Si te han marcado estos nombres puedes leer más de parafilias en esta entrada.

Esta nueva filia detectada por Toulouse, consiste en que generalmente hombres, en todo el proceso de investigación apenas se han detectado mujeres, les produce excitación sexual mostrar o enseñar imágenes de su pareja, amistades o conocidas. En algunos casos también ocurre con personajes públicos y/o populares.

Dentro de esta conducta, existen varias vertientes. Una de ellas es que la excitación se produce solamente por la exhibición de la imagen. No tiene que ser de contenido sexual, puede ser fotos normales del día a día. (criptoscopofilia). Fantasear con que otras personas están viendo la imagen y posiblemente masturbándose. La siguiente vertiente es un paso más, la excitación llega porque esas mismas imágenes sean comentadas por otras personas. Aquí si toma más carga sexual, precisamente los comentarios de estas terceras personas, piden que sean morbosos o excitantes. Generalmente se empieza de forma sutil. Es la propia persona que publica las imágenes las que pide que aumenten el nivel sexual de los comentarios. Como la imagen que acompaña este texto, que ha sido difuminadas las caras por Toulouse, donde en el cuadro de diálogo la persona que ha subido la imagen pide que se comente.imagen unsee de dirty comment, pidiendo comentarios morbosos para sus conocidas

Como último nivel, es cuando las fotos suelen ser de alto contenido sexual. Desde imágenes donde la persona en cuestión sale en ropa interior, bikini, desnuda o directamente practicando sexo. En este caso concreto, por la dificultad de conseguir imágenes desnudas de la otra persona o mientras mantiene relaciones sexuales, lo que más se da es el contenido denominado de venganza. Que es cuando la persona que aparece en la imagen es una ex-pareja. O la otra opción es que sea su actual pareja y no sepa que muestra ese tipo de imágenes a otras personas. La excitación aquí puede ser por varios motivos o causas. Desde la venganza como he comentado, hasta por su propia “humillación” de la fantasía de que su pareja se le sea infiel. Temas de cuckold que puedes ver aquí.

En cualquiera de los casos comentados, te puedes encontrar mil circunstancias personales. Personas que solo buscan exhibir a la persona de la imagen. Otros que buscan conocer la opinión que tienen otras personas sobre sus amistades o conocid@s. Personas que les exicta crear una fantasía sexual y “darle vida” compartiendo comentarios o ideas a partir de las fotos. También se puede encontar a personas que realizan esta práctica por que su objetivo es que algún hombre se corra sobre esas imágenes y la llene de semen. Popularmente esto último se conoce por hacer un tributo. También se podría hablar de las personas que hacer captions. (ver más info)

Hasta aquí esta filia, en principio no es mala ni se mete con nadie si las fotos son aceptadas por las personas que salen en ellas y son compartidas o publicadas con dicho fin y consentimiento. (excepto por venganza). Por ejemplo, material generado por gente que siente placer al exhibirse o sentirse observado por otras personas. Hablamos concretamente de usar imágenes propias o usar imágenes públicas de actores o actrices porno.

El matiz cambia cuando esta acción de comentar imágenes de forma sexual pasa a realizarse de forma pública. Además de usar imágenes de otras personas sin permiso y sin que tengan conocimiento de este hecho. En estos casos que son los más abundantes, generalmente, son imágenes que están publicadas en redes sociales. Tipo Facebook o Instagram por nombrar las más populares. Lo que suelen hacer es simplemente compartir el link de donde está alojada la imagen o el nombre de usuarui si el perfil es público. En otras ocasiones se han descargado las fotos y las suben a otros servidores de almacenaje de imágenes.

Esto es un comentario expresamente para chicas jóvenes por ser el perfil más vulnerable para sufrir este tipo de prácticas: Quizás cuando publicas fotos no piensas en que puedan ocurrir este tipo de cosas, pero hay que ser consciente de que tus fotos aunque sean “normales” y “sin carácter sexual” pueden terminar en páginas de contenido sexual o multiplicarse por páginas tipo chat y similares e intercambiarse entre usuarios como si fueran cromos. Por ello, es interesante revisar el nivel de privacidad de las fotos que publicas, no obstante, nunca vas a poder evitar que alguna foto tuya termine circulando por la red para este tipo de prácticas.

En el caso de ser de los que aprovechan fotos de amigas, conocidas o desconocidas para tus sucias fantasías, Toulouse no es nadie para hacer un juicio de valor ni juicio moral, pero es importante que sepas que en este caso, se puede considerar que puedes estar cometiendo varias faltas o incluso delitos según las leyes de privacidad de determinados países y como sea el caso concreto. Por ejemplo en España.

Dicho esto, solo añadir que aunque los tiempos cambian, este tipo de prácticas siempre se han dado. Siempre se han hecho comentarios sexuales sobre otras personas. Antes se producían en la intimidad o se comentaba de viva voz con 1 o 2 personas. (Hoy día todas las personas lo seguimos haciendo) Con el inicio de internet, se pasó a la categoría voyeur y se producía en pequeños círculos casi secretos. Pero la tecnología avanza y facilita que ocurra todo. Hoy prácticamente el mundo online no se separa del offline.

Aquí se ha centrado en las mujeres como centro del fetiche, pero ser hombre no libera de llegar a sufrilo también. Por lo que seas hombre o mujer, si te gusta mostrarte “sexy” ya sabes otro de los riesgos de las redes sociales e internet. Además del amplio sentido de la palabra “libertad”. No todo el mundo entiende que la suya termina donde comienza la de los demás.